Una oportunidad única para empoderar nuestras comunidades con información

Image blog #1 - Desarrollo económico.jpg

La semana pasada dimos comienzo a las reuniones del Grupo de Trabajo del Programa de Planificación de Resiliencia Comunitaria. En junte con un grupo diverso y de vasta experiencia, estas reuniones tienen como propósito definir los indicadores a utilizar para evaluar la vulnerabilidad de nuestras comunidades a eventos atmosféricos. Una vez se definan los indicadores, comenzaremos el proceso de recopilación y divulgación de los datos para que nuestras comunidades tengas las herramientas necesarias para gerenciar su plan de resiliencia.

El Programa de Resiliencia Comunitaria es uno de visión integrada y multisectorial en colaboración con el gobierno y las organizaciones sin fines de lucro que trabajan con las comunidades. El tener las agencias de gobierno en la mesa con el tercer sector permitirá desarrollar una visión integrada e inclusiva de planificación para este proyecto. 

El primer paso es examinar las necesidades en todas las comunidades de Puerto Rico, con una perspectiva abarcadora de resiliencia, que incorpore temas más allá de los temas de vivienda. Reconociendo la complejidad y alcance de los temas de vulnerabilidad y la resiliencia, incorporaremos las áreas salud, ambiente, educación, infraestructura y desarrollo económico al proyecto y como consecuencia al análisis de necesidades. Debido a la particularidad de cada área y la necesidad de conocimiento técnico en cada tema, los grupos de trabajo se dividirán por área de enfoque.

Comenzamos las reuniones con el grupo de trabajo expertos en el área de desarrollo económico, compuesto por la Junta de Planificación, el Fideicomiso de Ciencia y Tecnología, el Instituto de Desarrollo de la Juventud, el Center de Puerto Rican Studies de Hunter College, y la Sociedad de Planificadores de Puerto Rico. Agradecidos y un orgullo poder trabajar con cada uno de ellos.

Luego de una discusión fascinante sobre desarrollo económico comunitario, comenzamos a enumerar las piezas de información necesarias para identificar las comunidades más rezagadas en temas económicos. Mucha de la información ya existe a través del Censo Comunitario (American Community Survey), pero acordamos en aprovechar la oportunidad para obtener datos administrativos que tienen las agencias locales y federales, que lamentablemente nunca han estado disponibles al público general y que siempre es una odisea solicitarlos.  Por ejemplo, hablamos sobre las direcciones residenciales y los perfiles de las personas que reciben la tarjeta de salud, la tarjeta de la familia, o participan en programas de vivienda subsidiada. Estos datos usualmente se hacen público a nivel agregado. Sin embargo, el valor de esa información está la segregación y el fácil acceso para que investigadores, organizaciones sin fines de lucro y el resto del gobierno puedan usarlos.

La pasión de todos es evidente y la emoción de poder lograr y abarcar más, como cuando hablamos de la posibilidad de obtener datos del Departamento de Hacienda. Imagínense que pudiéramos obtener datos de las ventas del IVU geolocalizadas, para poder comparar el nivel de ventas antes del huracán con las ventas actualmente de los negocios en una comunidad. Ese tipo de análisis ayudaría a ilustrar las áreas geográficas más rezagadas por el huracán Maria. Imagínense si pudiéramos obtener también datos de la radicación de planillas de individuos y corporaciones para agregarlos a nivel de barrio o municipio y así identificar las áreas en PR con menores oportunidades económicas. Es decir, las comunidades deberían saber si se están creando nuevas empresas o si la actividad económica en su comunidad ha aumentado o disminuido relativo a otras áreas de la Isla. Además de Hacienda, discutimos de obtener datos administrativos del Departamento de Estado, FEMA, SBA, CRIM, OCIF, Departamento del Trabajo, etc.

Esto pudiera convertirse en un proceso de liberación de información importante para nuestro País, creando un cambio de cultura en la divulgación datos en las agencias de gobierno.  A pesar de toda la emoción, todos reconocimos que habrá retos para conseguir algunos datos, pero el Departamento de Vivienda se comprometió en servir de enlace con las agencias para conseguir la información que necesitamos.

Igualmente, muchas de las agencias custodias de los datos, se han comprometido a participar en las reuniones de trabajo y proveer acceso a la información. La Fundación se ha comprometido con las agencias en manejar e interpretar la información de manera responsable, además de atender cualquier punto de confidencialidad que sea válido. En fin, confiamos que gran parte de la información podrá hacerse disponible al público en general salvaguardando los principios de confidencialidad que le preocupan a algunas agencias y el público en general.

Durante la semana tendremos las primeras reuniones con el grupo de Salud, Educación, Infraestructura, Vivienda y Ambiente. Veremos a ver que ideas nos traen para medir la vulnerabilidad y resiliencia en cada área. Organizaciones como el Estuario de la Bahía, Fundación Comunitaria, la Escuela de Planificación de la UPR, la Asociación de Constructores, entre otras estarán participando en conjunto con las agencias de gobierno pertinentes.

En cada momento del camino estaremos compartiendo el progreso con los indicadores y buscando el insumo del público en general a través de la tecnología. Queremos un proceso abierto y transparente y que se documenten todos los eslabones del mismo con la visión de democratizar el proceso de planificación, poner a las comunidades como protagonistas del proceso y crear alianzas entre las agencias del gobierno y las organizaciones sin fines de lucro; para que provean apoyo a las comunidades en la elaboración de estos planes.  

WCRPFoundation PR