Examinando la vulnerabilidad comunitaria en la Salud

1.jpg

En esta reunión se discutió el tema de la salud como área de vulnerabilidad y resiliencia comunitaria. En la misma participó el Departamento de Salud (DS), la Sociedad Puertorriqueña de Planificadores, la EPA, la Asociación de Salud Primaria de Puerto Rico y la Asociación de Consejeros Profesionales de Puerto Rico. Esta es una de las áreas más importantes del proyecto, ya que, en el caso de Puerto Rico, muchas de las muertes por el huracán María (estimadas) fueron en comunidades con alta vulnerabilidad en el área de salud. 

Lo primero que quisimos hacer durante la reunión fue definir el marco de referencia para el análisis. Validamos las 3 áreas de enfoque para la discusión: Perfil de Salud, Infraestructura de Salud y Acceso a los Servicios. Quisimos enumerar la información necesaria para identificar las comunidades con mayor vulnerabilidad a nivel Isla en cada una de estas dimensiones.

A continuación, presentamos una tabla que define los indicadores discutidos en la reunión:

 
Screen Shot 2019-03-25 at 10.59.56 AM.png
 

Algunos indicadores se pueden conseguir a través de la encuesta comunitaria del censo (American Community Survey). Sin embargo, mucha de la información proviene de las agencias locales, principalmente del DS. En el caso de las enfermedades crónicas, la principal fuente de información es el Behavioral Risk Factor Surveillance System (BRFSS), sistema de encuestas telefónicas del Center for Desease Control (CDC), que se utiliza para estimar la incidencia de varias enfermedades. El DS usualmente publica estos datos anualmente, pero los informes son en PDF y están presentados a nivel de región o de municipio. Durante la reunión, el representante del DS nos recomendó reunirnos con el Oficina de Epidemiología e Investigación del departamento para entender mejor las características de los datos del BRFSS y los otros sistemas de vigilancia que manejan. Para la Fundación sería ideal poder segregar los datos a nivel más granular que el de municipio para identificar las comunidades más vulnerables.

En el área de infraestructura de salud, indicaron los participantes que no había una buena base de datos disponible en el internet (y geolocalizada) de todas las instituciones de salud en la Isla. Algunos de los presentes sugirieron que nos comunicáramos con FEMA para indagar sobre un ejercicio de mapeo que hicieron luego del huracán. En relación a profesionales de salud, el reto de información es mucho más grande, ya que es un número más dinámico. Según tiene entendido la Fundación, la Oficina de Reglamentación y Certificación de Profesionales de la Salud (ORCPS) y la Junta de Licenciamiento y Disciplina Médica (JLDM) son las entidades dentro del Departamento que recolectan esos datos. Sin embargo, el último informe disponible en la página web es del 2010. Los presentes sugirieron contactar la asociación de hospitales y la de los médicos para indagar sobre datos que tengan del tema. Esta información será muy importante, ya que revelará las áreas geográficas con menor acceso a especialistas en áreas críticas. El poder mapear toda esa información y parearla con el perfil de enfermedades en una comunidad será de gran utilidad para el proceso de planificación de resiliencia.

Finalmente, hablamos de la importancia de incluir el componente de salud mental en el ejercicio. Por eso estaremos solicitando una reunión con la Administración de Servicios de Salud y Contra la Adicción (ASSMCA) para indagar sobre la información que recolectan sobre personas con problemas de salud mental, trastornos adictivos o dependencia a sustancias. También se recomendó indagar sobre datos de llamadas a la Línea Pas de ASSMCA.

WCRPFoundation PR